Herramientas que permiten un mejor afrontamiento psicológico ante la situación de COVID-19

Herramientas que permiten un mejor afrontamiento psicológico ante la situación de COVID-19

En la medida de lo posible iré entregando herramientas que permitan un mejor afrontamiento psicológico ante la situación que estamos viviendo producto del COVID-19. Lentamente nos vemos en la obligación de quedarnos en nuestras casas con el fin de realizar una cuarentena preventiva para desacelerar la tasa de transmisión, cosa que conlleva muchos cambios de hábitos y por consiguiente estrés y ansiedad.

Todo esto me lleva a entregar algunas directrices para mantener de buena manera la salud mental y por sobre todo para quien lea esto estar preparado en el caso de adquirir el coronavirus él o sus seres queridos.

Antes de continuar quiero comentar que un/a psicólogo/a puede ser de mucha ayuda si tus síntomas psicológicos te causan molestias notables debido a la ansiedad o el estrés que pueda generar la situación mencionada, o si simplemente quieres compartir tu experiencia con un profesional que te ayude y asesore.

 

PSICOEDUCACION

La primero que debemos tener presente para afrontar cualquier crisis es su origen. Así sabemos que por mucho que nos genere cambios psicológicos, el coronavirus COVID-19 es una enfermedad médica provocada por el virus SARS-CoV-2, y, en consecuencia, para superarla deberemos atendernos estrictamente a las instrucciones que nos proporcione el personal médico. Para que los médicos nos puedan ayudar hemos de tener presente que son profesionales de la salud responsables en los que debemos confiar.

El coronavirus ha llegado a nuestro país para quedarse, sus orígenes se remontan al pasado diciembre de 2019 en Wuhan, China. Por la globalización llega a Chile en un tiempo relativamente corto y muchos compatriotas desarrollarán la patología, quedando obligados a tener que hacerle frente aprox. 40.000.- personas en la última semana de abril y la primera de mayo, de acuerdo a lo expuesto por el Ministro de salud.

 

APOYO SOCIAL

Es importante el aislamiento físico, mal llamado aislamiento social, para evitar que tu u otras personas de entorno cercano se contagien con el virus, pues esa será la única forma en la que se puede superar la crisis que ha provocado el coronavirus (COVID-19).

No obstante, eso no significa que debas aislarte psicológicamente del mundo, es decir, recluirte en una habitación no ha de implicar cortar temporalmente las relacione afectivas y emocionales que mantienes con tus familiares y amigos. El apoyo social será fundamental para el correcto afrontamiento de la enfermedad. Hoy disponemos de herramientas virtuales como las redes sociales de Facebook, twitter, Instagram, messenger, WhatsApp, etc. que te permiten estar en contacto casi directo con tus seres queridos, pudiendo solicitar y obtener:

 

1. Apoyo emocional [plano afectivo] → expresión emocional: la importancia de compartir los sentimientos, pensamientos y experiencias y la confianza, afecto positivo y intimidad que ello general. Incluye los sentimientos de ser querido, cuidado y valorado, los elogios y expresiones de respeto.

2. Apoyo de información, consejo o guía [plano cognitivo] → ante situaciones estresantes prolongadas se puede buscar información que sirva de ayuda para superar esa situación. Información a cerca de: (a) Naturaleza del problema, (b) pistas sobre la interpretación, (c) valoración y adaptación cognitiva, (d) Recursos necesarios para el afrontamiento y (e) vías de acción.

3. Apoyo material [tangible], instrumental o ayuda práctica [plano conductual] → ayuda directa o servicios. Aumenta el bienestar al reducir la sobrecarga de tareas, dejando tiempo libre para el ocio y el crecimiento personal. Su efectividad aumenta si se percibe como adecuado pero tiene efectos negativos si se percibe como amenaza a la libertad o si genera sentimientos de deuda.

 

Si quieres obtener el apoyo social, sea en términos emocionales, personales o materiales, el primer paso (y el más obvio) es desarrollar la capacidad de solicitar ayuda. En ese contexto debes utilizar la asertividad: formula tu petición de ayuda de forma segura, sin sentimientos de vergüenza por el hecho de necesitarla y sin herir los sentimientos de los demás al hacerlo. Conéctate a las redes que utilices con frecuencia y comparte experiencias positivas con otros usuarios.

Continuará…

Ir arriba